Espais literaris de Jesús Moncada

A la parada d’Alcarràs

A la parada d’Alcarràs

  1. Català
  2. Aragonès
  3. Castellà
  4. Polonès
  5. Txec
  6. (Mostra‘ls tots)


      Llegit per Miquel Ibarz

A la parada d’Alcarràs, va baixar personal. No pas prou, però, perquè poguéssim seure tots els qui anàvem drets. Més endavant, vam haver d’ajupir-nos novament. Passat Fraga, on la pagesa va abandonar-me després d’afegir dues ties, aquestes de part de pare, a la llista de difunts, vam deixar la carretera nacional. El sotragueig de la carraca va accentuar-se. Avançàvem entre dues rengleres d’arbres les branques dels quals, «Moreres, jove», s’ajuntaven en una mena de volta fins a l’entrada de Torrent de Cinca. Allí, el vehicle gairebé va buidar-se i vam poder acomodar-nos a plaer. La baluerna va reprendre la marxa. Érem a una dotzena de quilòmetres de Mequinensa. S’havia fet de nit. Cansadíssim, vaig relaxar-me i vaig tancar els ulls.

Pròleg, dins Calaveres atònites, 17

–~~~~~~~~~~~~–


      Llegit per Ramon Sistac

A la parada d’Alcarrás, ba baxar presonal. No pas prou ta que podésenos posar-nos toz es que íbanos dreitos. Más enta adebán, teniemos que acachar-nos de nuebas. Pasada Fraga, an la masobera m’albandonó dimpués d’adibir dos tías, ístas por parti de pai, a la lista de defuntos, dixemos a carretera nazional. L’esbatullazo d’a carracla s’azentuó. Abanzábanos entres dos ringleras d’árbols as brancas d’os cuals, “Moreras, choben”, s’achuntaban en una mena de reboltón dica ta la entrada de Torrén d’a Zinca. Allí, o beiclo cuasi se buedó y podiemos coflar-nos a plazer. O talabarte ba reprener a marcha. I yéranos a una dozena de kilometros de Miquinenza. S’eba feito de nueis. Cansadismo, boi relaxar-me y boi trancar os güellos.

Calaveres atònites. Traducció inèdita a l’aragonès de Chusé Aragüés.

–~~~~~~~~~~~~–


      Llegit per Ramon Sistac

En la parada de Alcarrás bajó personal. Pero no lo suficiente como para que pudiésemos sentarnos todos los que íbamos de pie. Más adelante, tuvimos que agacharnos nuevamente. Pasado Fraga, donde la campesina me abandonó después de añadir dos tías, éstas por parte paterna, a la lista de difuntos, dejamos la carretera nacional. El traqueteo de la carraca se acentuó. Avanzábamos entre dos filas de árboles cuyas ramas, «Moreras, joven», se juntaban en una especie de bóveda hasta la entrada de Torrente de Cinca. Allí el vehículo casi se vació y pudimos acomodarnos a placer. El armatoste retomó la marcha. Estábamos a una docena de kilómetros de Mequinenza. Había oscurecido. Cansadísimo, me relajé y cerré los ojos.

Calaveras atónitas. Trad. al castellà de Chusé Raúl Usón. Zaragoza, Xordica editorial, 2005.

–~~~~~~~~~~~~–


      Llegit per Witold J. Maciejewski

Na przystanku w Alcarràs część ludzi wysiadła. Nie tylu jednak, by wszyscy, którzyśmy podróżowali na stojąco, mogli usiąść. Nieco później znów musieliśmy przykucnąć. Gdy minęliśmy Fragę, gdzie chłopka porzuciła moje towarzystwo, dorzuciwszy do listy zmarłych jeszcze dwie ciotki – tym razem ze strony ojca, zjechaliśmy z szosy krajowej. Wstrząsy starego rzęcha wzmogły się. Posuwaliśmy się naprzód pomiędzy dwoma rzędami drzew, „To morwy, młodzieńcze”, których gałęzie łączyły się w coś w rodzaju sklepienia aż do wjazdu do Torrent de Cinca. Tam pojazd niemal zupełnie się opróżnił i mogliśmy rozsiąść się wygodnie. Stary gruchot ponownie ruszył w drogę. Byliśmy jakieś dwanaście kilometrów od Mequinensy. Zapadła noc. Bardzo już zmęczony odprężyłem się i zamknąłem oczy.

Calaveres atònites. Traducció inèdita al polonès de Witold J. Maciejewski.

–~~~~~~~~~~~~–


      Llegit per Lucie Škrdlová

Na zastávce Alcarràs vystoupila část lidí. Na to, aby si sedli všichni, co stáli, to ale nestačilo. Za chvíli jsme si museli dřepnout znova. Za Fragou, kde mě vesničanka opustila, poté co k zemřelým přidala dvě tety, tentokrát z otcovy strany, jsme sjeli z hlavní silnice. Naše kraksna se třásla čím dál víc. Projížděli jsme alejí stromů, jejichž větve, „Moruše, mládenče“, vytvářely jakousi klenbu až do Torrent de Cinca. Tam se autobus téměř vyprázdnil a my se mohli pohodlně usadit. Vůz se znovu rozjel. Byli jsme nějakých dvanáct kilometrů od Mequinensy. Mezitím se setmělo. Byl jsem velmi utahaný, uvelebil jsem se a zavřel oči.

Calaveres atònites. Traducció inèdita al txec de Lucie Škrdlová

© 2009-2010 Espais literaris de Jesús Moncada · Disseny de Quadratí