Espais literaris de Jesús Moncada

El poble patia, des de feia molts anys, d’una mala ferida

El poble patia, des de feia molts anys, d’una mala ferida

  1. Català
  2. Castellà
  3. (Mostra‘ls tots)

El pueblo sufría, desde hacía muchos años, una mala herida. Gente forastera, llegada de todas partes construía una presa para cortar el río; querían dominarlo, atarlo para producir electricidad, y el agua del embalse cubriría el pueblo y lo enterraría para siempre. Fueron unos tiempos muy duros, estremecedores, malditos. Nadie pensaba en la gente que se quedaría sin casa, sin saber adónde ir ni qué hacer. Mientras la presa crecía sin parar, noche y día, todo un pueblo angustiado luchaba a la desesperada para poder sobrevivir. Al final se consiguió aquello que todos querían. Una noche, los hombres fueron convocados a una reunión y se les hizo saber que en el plazo de dos años —los que hacían falta para acabar la presa— sería construido un pueblo nuevo, y que, llegado el momento de abandonar el viejo, pagarían a cada uno todo aquello que el agua se engulliese. Además, los cabezas de familia cobrarían como indemnización, cincuenta mil pesetas por cada miembro de la familia.

En aquel mismo momento, el pueblo revivió, la gente, agotada, seca, reencontró la ilusión y la alegría —entreveradas sin embargo de una cierta tristeza—; comenzaron los sueños, las esperanzas, los proyectos y comenzó también la noche de amor del cojo Silveri…

Noche de amor del cojo Silveri, en Historias de la mano izquierda, 43

© 2009-2010 Espais literaris de Jesús Moncada · Disseny de Quadratí