Espais literaris de Jesús Moncada

El viatge començava amb els darrers comiats

El viatge començava amb els darrers comiats

  1. Català
  2. Castellà
  3. (Mostra‘ls tots)

Éstos comenzaban con los últimos adioses, siempre amargos, seguidos de la llegada a la ruidosa administración de los autocares de línea y de la salida de la villa a duras penas iluminada por las primeras vislumbres del sol. Mequinenza iba quedando atrás: el río, los muelles de donde partían ya lentamente los laúdes cargados de lignito; las últimas casas; el viejo fortín del Portal del Segre con las troneras cegadas; los grupos de mineros en la carretera; las negras manchas de las minas entre los olivares. El autocar desvencijado aún era un pedazo de la población; la mayoría de los viajeros, vecinos que iban a Lérida. Cuando cambiaba de vehículo en Fraga, el impacto era brutal: del bullicio de la quejumbrosa carraca pasaba al silencio de los viajeros desconocidos. Desde allí iniciaba la subida a la llanura, al desierto, al vacío obsesivo donde tenía la impresión de que las cosas se desintegraban, corroídas por el ácido impalpable segregado por la soledad.

La galería de les estatuas, 89

© 2009-2010 Espais literaris de Jesús Moncada · Disseny de Quadratí