Espais literaris de Jesús Moncada

La guerra s’havia engolit el parent

La guerra s’havia engolit el parent

  1. Català
  2. Castellà
  3. (Mostra‘ls tots)

No se equivocaba. Fue como si la guerra se lo hubiera tragado. Ni Feliu lo nombraba. Emília lo recordó casi cuatro años más tarde, la noche en que Mequinenza celebraba la derrota definitiva de los carlistas y la huida del pretendiente a Francia. «Si aún vive, el primo Robert no debe de estar muy contento», dejó caer mientras la primera bomba de iluminación disparada por los cañones del castillo trazaba un arco deslumbrante sobre los tejados e iba a estrellarse en la explanada del otro lado del Ebro. Eufórico, el gobernador de la fortaleza, después de enviar un telegrama de felicitación a su majestad el rey Alfonso XII, al gobierno y al ejército en nombre de la guarnición y de los vecinos, había decidido gastar, como si fueran fuegos artificiales, las bombas luminosas almacenadas en el polvorín en previsión de un ataque nocturno de los carlistas.

Memoria estremecida, 78-79

© 2009-2010 Espais literaris de Jesús Moncada · Disseny de Quadratí