Espais literaris de Jesús Moncada

Les primeres vermellors de l’alba

Les primeres vermellors de l’alba

  1. Català
  2. Castellà
  3. (Mostra‘ls tots)

Las primeras rojeces del alba treparon el muro que bordeaba el Ebro desde los laúdes amarrados en los muelles silenciosos y se pegaron lentamente a las texturas ásperas de las casas, protegidas por la vertiente de la sierra dominada por el castillo. A la luz del día siempre le costaba trabajo penetrar en el laberinto de calles y callejones. La población había vivido cerca de un siglo entre minas de lignito y el polvo del carbón se le había adherido como una piel de sombra; los edificios, donde los enjabelgados resultaban efímeros, la gente, incluso los ríos, siempre surcados por naves negras y con las entrañas oscurecidas por el carbón perdido en los naufragios, parecían haber adquirido la misma pátina.

Camino de sirga, 14

© 2009-2010 Espais literaris de Jesús Moncada · Disseny de Quadratí